Situaciones en las que contar con los abogados de familia y matrimonialistas


Situaciones en las que contar con los abogados matrimonialistas

En los cuentos  populares de hadas y princesas, la pareja siempre se proporciona el “sí quiero” después de algunos días de conocerse, fruto de una pasión y amor a simple vista, y la historia acaba con un “y vivieron felices por siempre jamás”. Muy a nuestro pesar, la vida real no es un cuento de hadas. La realidad se aleja bastante de lo que nos cuentan en películas y libros de fantasía, y las relaciones humanas son, por lo tanto, muchísimo más complejas.

Por esto, aunque en el momento de casarnos con nuestra pareja tengamos más que claro que deseamos pasar el resto de nuestras vidas con esa persona, la verdad es que, algunas veces, el estar enamorado no basta para lograr que la felicidad dure mucho tiempo, y entran en juego varios otros componentes, entre los que destaca sobretodo la convivencia.

Lo cierto es que por estadística se sabe que un buen número de matrimonios estará roto al cabo de unos años. Sobre las causas se podría debatir mucho, pero este no es el momento ni el lugar, En este artículo nos centramos en el acto en sí de la separación, no en sus causas.

En las situaciones en que la vida de casado no resulta agradable, y la chispa ya se ha apagado, la elección más sabia y verdadera es el divorcio. El divorcio proporciona la posibilidad de empezar una vida de nuevo y buscar aquello que nos vuelva a llevar a ser felices o, al menos, a no estar siempre apesadumbrados.

En qué situaciones hay que recurrir a un abogado laboralista

Una vez tomada la complicada y difícil elección de separarse de su pareja, es entonces cuando entra en juego la figura de los abogados matrimonialistas. La tarea de los abogados matrimonialistas es la de encargarse de todos los papeleos que conlleva una separación matrimonial, entre los que están métodos de liquidación de la sociedad legal de gananciales, división de patrimonio habitual, impugnaciones de paternidad, y documentos en temas de adopción y de testamentos.

No debemos olvidar que un matrimonio no deja de ser un contrato, una sociedad, y cuando las sociedades se rompen, simpre hay muchos papeles. Resumiendo, un abogado matrimonialista tiene como función divorcios y separación de los bienes de la sociedad matrimonial, de esta forma como custodias.

Recurrir a un abogado matrimonialista es la alternativa más óptima en el momento de realizar la anulación del matrimonio, puesto que hablamos de un trámite muy difícil del que la mayoría de las personas no tienen ningún conocimiento. Además, el abogado se ocupará de que la división sea justa para las dos partes y nos va a aportar seguridad y seguridad en el momento de enfrentar este complicado desarrollo.

Aunque Bilbao no es la ciudad con mayor tasa de separación y divorcio, en los años anteriores el número de separaciones se ha incrementado, al igual que en el resto de España. Es por esto que no es complicado encontarar un abogado matrimonialista, pero hay que entender elegir a los expertos que nos guiarán con más grande seguridad en el sendero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *